¿Quién soy?

Mi nombre es Deyse Torres, soy psicóloga clínica con especialidad en terapia Cognitiva Conductual que es una línea de la psicología clínica.
Con 18 años de experiencia laboral, trabajando en diferentes grupos de edad: adultos, adulto joven, adulto medio, adulto mayor y adolescentes.
A través del tiempo he realizado terapia individual para personas con diferentes problemáticas, ansiedad, apoyo y enfrentamiento a crisis de pánico, angustia, depresión, duelo, fobias, terapia de pareja, conflictos de pareja, talleres para mujeres VIF, apoyo a pacientes hipertensos, pacientes con diabetes, apoyo y orientación a la familia con un paciente con cáncer, talleres de activación de memoria para adultos mayores, etc.
Toda esta experiencia se ha realizado en Hospital, Cosam, Centros médicos, Instituciones y Consulta privada. La motivación como psicóloga, además de la terapia es informar, prevenir, y promocionar estilos de vida saludable para que las personas puedan tener calidad de vida y bienestar.
Ofreciendo como siempre una atención de calidad, con años de experiencia profesional y respeto hacia el paciente. .

¿Qué es?

TERAPIA COGNITIVA

Esta disciplina postula que el ser humano, se perturba o tiene problemas emocionales porque al interpretar de forma errónea la realidad, llega a conclusiones equivocadas. Y esto va determinar sus emociones y conductas.
Esta teoría tiene sus antecedentes más remotos en un planteamiento pensado por el filósofo griego Epictetus.


¿Qué hace la Terapia Cognitiva?

Cognitivo significa pensamiento o psicología del pensamiento, hacemos terapia del pensamiento. La terapia cognitiva lo que hace es enseñar un tipo de pensamiento o diálogo interno saludable para hacer personas más fuertes y felices. Erradicando aquellas creencias limitantes. Trabaja sobre tu filosofía de vida a un nivel profundo.

"Si la sala de máquinas funciona bien, el barco llega a buen puerto".

Citamos la frase de Epictetus:

"El hombre se perturba no por las cosas, sino por la manera como las ve"


 

Las personas experimentan sus emociones de acuerdo a sus pensamientos, creencias, imágenes.
Si la visión de la realidad es correcta, sin malas interpretaciones, la persona no tendrá graves problemas emocionales.
Se centra en el presente, futuro, la experiencia pasada se considera.
Se aplica de forma individual o grupal, con un total de sesiones que van de 6 semanas a 6 meses, dependiendo del caso. Cada sesión dura entre 50 minutos a 1 hora.

¿A quién va dirigida la terapia cognitiva?

A personas que sufren depresión, se ha demostrado exitoso el tratamiento de los trastornos de ansiedad como fobias, agorafobias, los ataques de pánico, la ansiedad social, entre los que se incluyen el temor de hablar en público, la ansiedad de examen, la vergüenza y la timidez.
También permite solucionar problemas que tienen que ver con los trastornos de alimentación, como la anorexia nerviosa y la bulimia, problemas de soledad, trastorno obsesivo-compulsivo, dificultades de la tercera edad, trastornos adictivos, alcoholismo, drogadicción y otros.

¿Cuáles son las ventajas de la terapia cognitiva?

Actualmente es una de las terapias que más se aplica en depresión y trastornos de ansiedad por ser eficaz, práctica y altamente probada a través de estudios científicos y se enfoca en encontrar soluciones.
Se puede proporcionar en una variedad de formatos incluyendo la terapia de grupo y la autoayuda. La terapia se puede terminar en un plazo de tiempo relativamente corto.

No dudes en contactarnos


¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una reacción fisiológica de nuestro organismo activada por el miedo.

No es dañina en sí misma, es una emoción normal como lo es la alegría o la tristeza, nos prepara y protege frente a situaciones potencialmente peligrosas. Nos ayuda a tener una activación fisiológica positiva mejorando lo que hacemos.

Ej: En el caso de encontrarse con un león en la selva, probablemente el león te comería si no experimentaras miedo para huir o atacar.

Cuando enfrentamos un peligro, la ansiedad nos prepara para la acción, generando una serie de cambios en nuestro organismo. De esta manera dar la respuesta más eficaz.

El problema de la ansiedad, es el ¿cómo reaccionamos ante ella?, muchas veces las personas no se permiten tener ansiedad, tratan de controlarla y el nivel de la ansiedad empieza aumentar hasta sobrepasar un umbral y puede llevar al pánico.

¿Qué le pasa a la persona ansiosa?

Las personas ansiosas bañan todas las actividades con ansiedad, cuando tu reloj interno va más rápido que el reloj externo eso es ansiedad.

Como ya saben, hay una ansiedad normal que me lleva a correr, cuando me despierto en la mañana, para ir a la universidad, porque me quedé dormido, ahora sí llegó a la Universidad y sigo corriendo eso es la ansiedad patológica.

La persona ansiosa piensa en forma de circuito. Por un lado del circuito hay preguntas hipotéticas o pensamientos automáticos constantes del tipo ¿ Y si me enfermo?, ¿ Y si me va mal?, Y si mi pareja me abandona? Y por otra parte del circuito, respuesta catastrófica del tipo me va ir mal, mi pareja me abandono, me voy a enfermar.


Sintomas de la ansiedad

Aumenta el latido cardiaco, aumento de la presión arterial, dolor de cabeza, temblores, sudor, sensación de ahogo, respiración acelerada, paralización de digestión, se amplía el campo de visión, muchas veces las personas ansiosas identifican estos síntomas que son normales como potencialmente peligrosos.

¿Cuándo la ansiedad

Se vuelve peligrosa?

Como sabemos la ansiedad en sí misma no es peligrosa, pero si se presenta ante situaciones de la vida cotidiana, situaciones normales que no son potencialmente peligrosas y las reacciones son desproporcionadas, entonces tenemos problemas de ansiedad.
Si la ansiedad supera el umbral, se pueden volver patológica y si aumenta esa reacción patológica en la ansiedad, podemos llegar a tener pánico (ataque de pánico).
Tenemos un ataque de pánico, cuando una persona eleva tanto su ansiedad que llega al pánico, es decir se bloquea y siente miedo a perder el control o enloquecer, o miedo a morirse, miedo de las propias sensaciones.

Es importante hacer la diferencia entre ansiedad, angustia y crisis de pánico porque son diferentes.
La ansiedad es una reacción fisiológica de nuestro organismo que nos ayuda o prepara para la acción y así enfrentar situaciones potencialmente peligrosas. Cuando supera un umbral puede transformarse en pánico.
La angustia no tiene nada de bueno es una sensación constante de malestar con expectativas de futuro negativas. la persona siente que no es capaz de combatir esas expectativas negativas aunque luche no podrá superar, por eso se siente indefenso, Impotente frente a la situación, frustrado.
Se siente un peso en el estómago, o encima del pecho. Hay efectos psicosomáticos, alteración del sueño y está asociado a la depresión.