Ansiedad
05/05/2022
Infidelidad
05/05/2022

La Importancia de Enseñar a Los Niños a Manejar Sus Emociones. Las emociones son energía que nos generan cambios internos y nos entregan una valiosa información de nosotros mismos y de nuestras experiencias diarias, nos impulsan a la acción para lograr nuestros propósitos en la vida diaria y lograr el equilibrio y mantenerlo.

Por ejemplo cuando nos enojamos esta emoción nos avisa que alguien nos ha tratado mal o nos han faltado el respeto. La culpa nos avisa cuando hemos causado daño o cuando hemos sido poco responsables y nos impulsa hacer algo para reparar el daño y cumplir con nuestras responsabilidades

Estas emociones como el enojo nos impulsan hacer algo para defendernos o para que no pasen por encima de nuestras necesidades. Nuestras emociones siempre están activadas nos ayudan a estar conscientes de nosotros y de nuestras vivencias, nos salvan la vida pero a veces se desbordan y nos complican la vida y esto nos puede generar mucho malestar emocional. A pesar de la importancia de las emociones aún no hemos aprendido a manejarlas, algunas personas piensan que al ignorarlas o evitarlas podrán superarlas, lamentablemente no es así se desbordan y puede genera mucho malestar emocional.

Un ejemplo un niño que está siendo lastimado por un compañero de colegio y que a pesar de estar enojado debido a las ofensas el niño ignora esa emoción y no la aprovecha para poner en acción un alto su compañero, entonces él se vive como una víctima.

Otras personas tienen varias emociones negativas lo que desgasta la salud, por ejemplo vivir acelerado, preocupado y nervioso la mayor parte del tiempo.

Hay personas que suben la intensidad de las emociones a un nivel mayor que disminuye la capacidad de razonar. Aprender a reconocer las emociones y manejarlas es importante para que actúen a nuestro favor. Según muchos especialistas en inteligencia emocional los niños que aprenden a reconocer y manejar sus emociones tienen menos posibilidades de ser víctimas de bullying, son muy aceptados por sus compañeros, tiene mejor rendimiento académico, mayor capacidad para manejar el estrés, menos posibilidades de ser víctimas de adicciones y sufren de menos embarazos prematuros en la adolescencia.

Por eso es importante que los padres y maestros enseñen a los niños a manejar sus emociones para que puedan construir válvulas de escape saludables y estar mejor preparados para la adversidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.